Opinión – El cierre de Grooveshark

Por , el 28 - 05 - 2015
 

Recientemente hemos podido leer en varios medios la noticia sobre el cierre de Grooveshark. Esta plataforma de reproducción de música en streaming llevaba casi diez años funcionando como un soporte P2P muy similar al de Youtube por ejemplo. Es decir, como un servicio que permite al usuario subir, generar y compartir contenido. Eso, a grandes rasgos, porque después, como en todo, hay matices.

Casi desde sus inicios han estado en el punto de mira de la industria discográfica que, hasta llegar a este abrupto final, ha usado todo tipo de estrategias. La cosa siempre ha sido cuanto menos dudosa. Por una parte, la compañía decía poner a disposición del usuario una herramienta útil para compartir música, pero por otro instó a sus empleados a subir toda la música que pudieran para que hubiera una buena cantidad de música disponible.

Pero entre tanto la plataforma no dejaba de sumar usuarios, por lo que hace un par de años Sony se asoció con Grooveshark para ofrecer su música de forma legal, lo que indicaba además que estaba dando beneficios, puesto que la multinacional debía recibir importantes cantidades por el uso de su contenido. Sin embargo, eso no parece que amansara a las fieras, visto lo visto. La apuesta de la industria en el negocio del streaming ya estaba hecha y era Spotify. Ahí están todos sus esfuerzos y toda su fuerza.

Pero, ¿por qué Spotify permanece mientras que Grooveshark se ha visto obligada a cerrar? Pues básicamente porque la primera llegó hace unos años a un acuerdo con las grandes discográficas mediante el cual se comprometían a pagarles los derechos de autor e incluso más tarde Universal, Sony y Warner se hicieron con una parte de la empresa. La jugada fue perfecta. Por una parte Spotify estaba obligada a aceptar este acuerdo ante la más que probable opción de desaparecer. Pero después las discográficas comenzaron a presionar para incluir una enorme cantidad de publicidad y aún siguen intentando que desaparezca el servicio gratuito. Sin embargo, las iras de los usuarios se dirigen sobre todo a Spotify.

El cierre de Grooveshark supone, entre otras cosas, una demostración de fuerza de las grandes discográficas. Un puñetazo sobre la mesa que pone las cosas en su sitio. Y es que la industria de la música ha estado durante muchos años despistada con internet. Después de la primera batalla librada y ganada a Napster -y más tarde a LimeWire y Grokster- no supieron dónde encontrar al siguiente enemigo, así que se dedicaron a presionar a los gobiernos para conseguir impuestos que les favorecieran, como el canon a los soportes de grabación y la Ley Sinde en España o la ley SOPA en Estados Unidos. Pero ahora ya saben cómo reorganizar el negocio para que todo quede donde estaba. Han tardado, pero ya están aquí, más poderosos que nunca, pero enfrentados a una hidra. ¿Cuáles serán los siguientes? ¿Spotify? ¿Youtube? ¿Pandora? ¿Tidal?

 

 
Tags: , , , ,

Artículos relacionados

  • No related posts
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.