Festivales: kit de supervivencia en tu maletero

Por , el 22 - 12 - 2014

Los auténticos festivaleros lo saben mejor que nadie: la preparación es fundamental. Las compras a última hora y el “eso ya lo veremos cuando lleguemos a la zona de acampada” pueden acarrearnos más de un disgusto. Descansar e hidratarse bien durante el día es fundamental si queremos disfrutar al 100% de nuestro festival durante la noche. ¿Vas en coche? Si preparas una lista con todo lo que necesitas y eres capaz de aprovechar el espacio de tu vehículo como un auténtico campeón de Tetris, en tu próximo festival disfrutarás como nadie. Desde el sitio web compramostucoche.es nos indican una serie de elementos imprescindibles que no pueden faltar en tu maletero.

Empecemos por lo más importante: la mochila. Es tu mejor amiga y está llena de pequeñas cosas importantísimas (por ejemplo, las entradas) cuya pérdida podría arruinar tu fin de semana al completo. No te olvides esos absurdos accesorios que pueden hacer mucho por tu descanso (antifaz para dormir, tapones para los oídos…) ni tampoco de la mayor (y más realista) garantía para tu higiene: las toallitas húmedas, que vendrán a socorrerte cuando la cola de las duchas de toda la vuelta al recinto de acampada.

Igualmente, elementos absolutamente opuestos en un principio, como la crema solar de factor 50 y el chubasquero con las botas de agua, se dan la mano para garantizar tu inmunidad ante eventuales catástrofes meteorológicas. Recuerda también que uno nunca sabe qué es lo que puede pisar en un festival, y que hacerte un corte en un pie puede fastidiarte más de un concierto; trata de llevar calzado cerrado y cómodo. Por último, pero no por ello menos importante: trata de ser realista a la hora de elegir cuánta ropa vas a llevarte. Si por tu experiencia sabes que, aunque te lleves mil modelos distintos, al final acabarás llevando cinco días la misma camiseta, sé honesto contigo mismo y ahora espacio.

A continuación, vamos a pensar en un elemento importantísimo y que, igualmente, nos supondrá bastante espacio en nuestro maletero: la bebida. Por un lado, asegúrate de que llevas suficientes botellas de agua para todo el festival. Por el otro, si vas a llevar bebidas alcohólicas contigo, ten en cuenta que, si en la zona de acampada no tienes acceso a hielos, es posible que después de preparar el primer cubata pienses que las botellas se podrían haber quedado perfectamente en casa. Aparcar en la sombra es en muchas ocasiones una misión imposible; tenlo en cuenta a la hora de llevar comida y bebida en tu maletero. Si estás dispuesto a sacrificar el espacio necesario para ello, una nevera portátil puede incrementar tu calidad de vida de manera prodigiosa.

Pero existe otro elemento casi tan importante como la comida: la sombra. Si eres de los últimos en llegar al recinto y te toca acampar en medio de un secarral, posiblemente el interior de tu tienda tenga una temperatura similar a la de los hornos del infierno. Dedicar espacio en tu maletero a un toldo o unas sombrillas puede darte muchas alegrías a la hora de la siesta. Igualmente, aunque pienses que eres capaz de dormir estoicamente sobre tu esterilla, llegará un momento en que envidiarás y mucho a los que llevan un colchón hinchable; un accesorio que, además, casi no ocupa espacio. Y hablando de tu tienda, ¿cómo piensas encontrarla cuando vuelvas a la zona de acampada por la mañana y con alguna copa de más? Cualquier tipo de bandera o luz reflectante puede salvarte de la desorientación.

Añade a toda esta lista algunos básicos para tu seguridad y para la solución de imprevistos (un kit de primeros auxilios, una caja de herramientas…) y considérate listo para disfrutar de la música y de la compañía de tus amigos.

Artículos relacionados

  • No related posts
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.