El Soul en los años 60

Por , el 28 - 03 - 2012
 

Los años 50 marcan el nacimiento del género musical que se convertiría en poco tiempo en la voz única de la población negra, sustituyendo en esa función al blues y al jazz de años anteriores. A grandes rasgos podemos definir el soul como lo hizo uno de sus creadores, Ray Charles, que decía haber mezclado simplemente el gospel con los patrones rítmicos del blues. Aunque desde luego hizo mucho más que eso, porque el soul también tenía algo en aquellos primeros años de las big bands de los años 30, de músicos como Louies Jordan y pinceladas de otros géneros americanos.

Los orígenes del soul están claramente en el rythm & blues de los 50. Una etiqueta que surgió como una forma más “suave” para definir todo lo que hasta ese momento estaba englobado bajo el término de “race music” o “race records”. El R&B era una mezcla absolutamente natural de gospel, blues y jazz que en muchas ocasiones apenas se diferenciaba del rock & roll inicial. Uno de los mejores exponentes de ese R&B fue Big Joe Turner y su canción Shake, Rattle & Roll es un buen ejemplo de la fina línea que separaba ambos estilos. Porque ambas etiquetas parecían concebidas sobre todo para diferenciar a los blancos de los negros en un mismo género musical…

A finales de los 50 ya aparecieron composiciones que dejaban casi completamente definido el nuevo estilo y todas ellas llegaron de las manos –y las gargantas- de Ray Charles, Sam Cooke y James Brown. Pero va a ser la década de los 60 la que realmente traiga el soul como un estilo nuevo y la segunda mitad la que acabe por imponerlo como fuerza motora imparable de la música popular, porque en esos primeros años en que el género nacía y se establecía rápidamente son también la historia del sonido de la clase trabajadora negra de aquella década.

Al panorama de lucha social y política que contamos en El Blues y el Jazz en los 60, dominado por la demanda de derechos civiles para la población negra, hay que sumar la Guerra de Vietnam, en la que los Estados Unidos entran en 1964 en apoyo de Vietnam del Sur y contra la República Democrática de Vietnam (Vietnam del Norte). Aquel sería uno de los episodios más sangrientos y crueles de la Guerra Fría, que provocó numerosas protestas y fue además la primera derrota militar que sufrían los estadounidenses en toda su historia. Edwin Starr puso voz al sentimiento de gran parte de la población americana con respecto a esta guerra en su tema War (What Is It Good For?). En este ambiente de agitación social figuras como Martin Luther King o Malcolm X estuvieron muy ligados a los grandes artistas negros del nuevo ritmo que se había hecho con toda la juventud afroamericana. Por ejemplo, Ray Charles y Luther King fueron grandes amigos y Malcolm X lo fue de Sam Cooke.

El soul llegó donde el blues no se había atrevido. Todo lo que en el blues eran connotaciones, alusiones o metáforas el soul lo convirtió en hechos y evidencias. Un cambio especialmente palpable en temas como el sexo, pero que también vino acompañado de mucho más optimismo, esperanza y lucha que en el blues. Aretha Franklin hablaba claro en su tema Think y también lo hicieron Curtis Mayfield en People Get Ready o Sam Cooke con la conocida A Change Is Gonna Come, pero la gente también comenzó a hacer suyas muchas canciones, transformándolas o adaptándolas a las circunstancias políticas del momento. Dancing In The Street de Martha and The Vandellas acabó convertida en las calles en Fighting in the streets y Respect de Otis Redding en una auténtica llamada que pedía “respeto” para los negros, a pesar de que esencialmente aquella era una canción de amor.

 

Stax y el sonido Memphis

La ciudad de Memphis está asociada habitualmente a Sun Records, pero en aquellos años 50 un joven Jim Stewart buscaba hacerse un hueco en la industria a pesar de la fama que ya tenía Sam Phillips. Con la ayuda de su tía Estela Axton fundaron un sello llamado Satellite, nombre que hubieron de cambiar al poco tiempo porque en California ya existía una discográfica con esta denominación. La solución fue sencilla: tomaron las dos primeras de sus apellidos. Desde sus inicios Stewart primó sobre otras cuestiones la composición, la interpretación y el propio proceso de la grabación, lo que daba gran relevancia al concepto de improvisación y, de alguna forma, lo emparentaba así con algunas corrientes de jazz de la época.

Uno de los primeros éxitos del sello fue la canción Cause I Love You, de Rufus y Carla Thomas, y un poco más tarde aparecía la indispensable figura de Booker T. Jones quien, junto con la banda The MG’s, sería uno de los responsables del característico sonido Stax. La primera gran estrella del sello aparecería casi al mismo tiempo y de una forma curiosa: Johnny Jenkins fue a grabar al estudio de Stax un tema para Atlantic y se ve que la cosa no duró mucho, porque al final de la sesión dedicaron un rato a probar al chófer de este, un tal Otis Redding. En 1965 empiezan a contar con las composiciones de David Porter e Isaac Hayes y este hecho marca el inicio de nueva etapa con los éxitos sucesivos de Sam & Dave, The Astors, Percy Sledge, Aretha Franklin o The Coasters, entre muchos otros.

Motown y el sonido Detroit

La figura de la Motown fue Berry Gordy Jr., un tipo que había dedicado gran parte de sus esfuerzos de juventud a la composición y, aunque no se le daba mal del todo, fue a finales de los 50 cuando comenzó a desarrollar su enorme capacidad para detectar el talento al ofrecer a grabar un disco a la banda The Miracles, donde estaba un tal William ‘Smokey’ Robinson. Un par de años más tarde, en 1959, y después de haber hecho alguna grabación más, decide que es el momento adecuado para tomar el control de su propio trabajo y funda el sello Tamla-Motown, que daría cabida a artistas como The Supremes, Martha & The Vandellas, The Temptations, Marvin Gaye, Four Tops o Stevie Wonder, entre muchos otros.

Gordy eligió un camino diferente al de Stewart en Stax: no tenía ningún interés en tener temas políticos y primaba por encima de todo el trabajo común, aunque eso sí, siempre supervisado por él mismo. Porque el gran jefe de la Motown decidía en todos los aspectos, desde la elección de los temas hasta sus intérpretes, pasando por las portadas de los discos y cualquier otro detalle por nimio que fuera. Y todo aquel esfuerzo tuvo su recompensa, porque en unos Estados Unidos que cada vez veían con más temor la influencia de la música en los jóvenes de alguna forma la corriente de soul que acabó por triunfar y casi asimilar su nombre al del éxito fue la de Berry Gordy. Curiosamente, casi cincuenta años más tarde el primer presidente negro de los Estados Unidos, al ganar las elecciones, eligió una frase de un tema de Sam Cooke que desde luego no tenía nada que ver con aquel soul de Gordy: “It’s been a long time coming, but tonight, change has come to America“.

 

Say it loud: I’m black and I’m proud” (James Brown)

 

Selección de Soul de los 60 en Spotify

 
Tags: ,

Artículos relacionados

  • No related posts
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.